Un enfoque para tres vertientes de análisis:

La económica, la social y la medioambiental.

A) Vertiente Económica

El impacto económico de la caza se canaliza a través de dos grandes líneas de análisis asociadas a la OFERTA de bienes y servicios propios de la caza; y a la DEMANDA privada o gasto diverso movilizado por el ejercicio de la caza:

  • PERSPECTIVA DE OFERTA: la asociada al tejido productivo empresarial de la caza y su impacto en términos de creación de riqueza y empleo. En ella se incluye la fabricación de productos y prestación de servicios de las ramas de actividad características o propias de la caza, es decir, cuya actividad principal es la caza. De forma meramente ilustrativa: de la fabricación de armas y cartuchería a la fabricación de complementos de caza diversos; de la distribución de esos bienes – armerías- a las actividades de servicios específicos de la caza –guardería, federaciones de caza, asociaciones de cazadores, taxidermistas, cotos…
  • Esta mirada permite definir el Mapa empresarial del tejido productivo de la caza en la comunidad autónoma vasca y cuantificar las magnitudes económicas que genera en términos de producción, PIB y empleo.
  • PERSPECTIVA DE DEMANDA: la asociada al gasto traccionado por el ejercicio de la caza, entendiendo que la práctica de la caza genera un gasto privado significativo tanto en productos y servicios propios de la caza (armas, cartuchería, complementos, cotos, etc., antes citados) como en un amplio abanico de sectores de actividad transversales, comunes a la caza y a otros actividades como:
    • El transporte y la energía: la caza implica en buena medida traslados (compra de vehículos y gasto en combustible)
    • La restauración y la hostelería: alojamientos, comidas, etc
    • Los seguros: tanto de los propios cazadores como de los cotos
    • La Administración (obtención de licencias y regulación de la actividad)
    • La alimentación y cuidado de perros (veterinarios y similares)
    • El comercio alimentario (compra de las reses o piezas muertas; compra de alimentación para los perros ), etc

Esta mirada desde la demanda permite:

  • Definir los comportamientos o hábitos de nuestro colectivo de cazadores: cómo caza, dónde lo hace, con qué frecuencia, cómo se desplaza, por cuánto tiempo, con quién, qué actividades lúdicas o sociales arrastra, etc.
  • Cuantificar el gasto anual del cazador que arrastra esa actividad tanto en los diferentes productos o servicios propios de la caza (armas, cartuchería, cotos…) como en el resto de ámbitos transversales señalados (transporte, restauración, hostelería, veterinarios, seguros…). Esto permitirá determinar el Gasto Anual Agregado movilizado en torno a la caza por los cazadores vascos y a través del mismo estimar, en su caso, el efecto tractor desarrollado en la economía, en términos de producción, empleo, y retorno público.
  • Situar territorialmente esa reflexión en términos de impacto en Euskadi y generación de flujos de transferencia de gasto y relación con o hacia otros territorios. La síntesis de ambos enfoques –OFERTA y DEMANDA- ofrecerá un fiel retrato del impacto económico del sector; y generará igualmente información (hábitos de los cazadores) o inputs para alimentar parcialmente la reflexión y los trabajos de la vertiente social.
B) Vertiente Social

La caza es una actividad de carácter lúdico-deportivo eminentemente social. Pero las especiales características que definen su práctica (desde la utilización de armas, a su carácter especialmente regulado, pasando por la movilidad geográfica que incorpora en muchos casos, su ejercicio en entornos naturales, o su dimensión colectiva…) provocan que su impacto social abra numerosas y variadas vertientes de impacto. Ilustrativamente, entre otras:

  • Generación de red social: su práctica implica dinámica de aprendizaje y transmisión de conocimiento entre practicantes; favorece las relaciones intergeneracionales; supone vivencia colectiva no solo durante su práctica en sí, sino de su planificación previa y su disfrute posterior, componiendo así un importante motor de generación de red social y valores compartidos por el colectivo de cazadores.
  • Instrumento de bienestar y salud: en tanto que actividad deportiva que se desarrolla al aire libre y supone un ejercicio físico, es instrumento de equilibrio físico y psíquico.
  • Herramienta de transmisión de valores cívicos: en tanto que actividad regulada, su práctica fomenta el respeto a las normas y el ejercicio de una práctica responsable con comportamientos guiados por pautas éticas.
  • Escuela de sensibilización medioambiental: por cuanto su práctica no solo estimula el gusto por el disfrute de la naturaleza, sino por la comprensión del funcionamiento de sus ecosistemas en términos de sostenibilidad…
  • Instrumento de relación interterritorial: su ejercicio conlleva numerosos desplazamientos interterritoriales que redundan en el conocimiento y reconocimiento de otras realidades con lo que ello conlleva.
  • Herramienta de fijación de población rural y desarrollo local: en el mundo rural su práctica es ocasión de optimización económica, y generación de oportunidades que contribuyen al bienestar de la población rural y la fijación de población en los hábitats de baja densidad.

Las dimensiones de impacto social son, por tanto, diversas y el estudio deberá identificarlas, e ilustrarlas en un marco de relato coherente que las valorice y posibilite su transmisión y visibilidad a través de retratos de situación; e indicadores apropiados.

C) Vertiente medioambiental

Entreverada con el impacto económico y social (en tanto que incide en la sostenibilidad y mantenimiento del patrimonio común natural y, a partir de él, de las formas de vida y de actividad económica integradas con el mismo), la incidencia de la actividad cinegética en el medio ambiente merece un especial capítulo de trabajo.

Su incidencia remite al equilibrio de los ecosistemas; el control de poblaciones; la selección natural; la preservación de valores silvestres de bravura… y desde el valor de todo ello, se constituye en un aliado de determinadas actividades agrícolas y ganaderas, etc. reforzando así el impacto económico y social antes descrito.

Así pues, la identificación e ilustración de sus principales líneas de impacto, va a contribuir a dar solidez y enriquecer el retrato económico y social; ofreciendo mayor profundidad al cuadro del impacto positivo de la caza y la renovación de su imagen en nuestra sociedad, más allá de clichés y estereotipos superficiales.